miércoles, 15 de enero de 2014

Tus planetas

Creí tocar el cielo con la punta de los dedos, pero en lugar de eso, hiciste llegar, no solo el cielo, sino todos los planetas a las palmas de mis manos donde comenzaron a girar a la vez que la habitación, sin embargo en sentido opuesto. 

Magia. Qué magia. 

Me guardé Mercurio, con especial cariño. El resto me dijiste que los harías regresar cada miércoles. 

Hoy es miércoles.
¿Dónde está mi planeta nuevo?

1 comentario:

Ojizarka dijo...

A mí me prometieron la luna, la llegué a ver, la toqué, pero luego se esfumó...