jueves, 10 de marzo de 2011

Tu persiana...

Debería aprender a leer lo que tu persiana me cuenta. Deberíamos hacerlo... Estoy segura de que nos observa mientras jugamos, mientras reímos, mientras rastreamos los contornos más o menos definidos del otro... Seguro que ella nos recuerda buenos momentos. Y luego puede que nos pongamos muy colorados porque nos comente algo que creíamos saber solo nosotros. Pero, ¿sabes que creo que es lo mejor que podemos hacer? Volver a hacer todo lo que hemos hecho frente a tu persiana, y luego, hacer cosas nuevas, darle vida a esa pequeña cotilla, que se divierta con nuestros delirios, que disfrute con nuestros juegos, pero sobre todo, que se muera de envidia porque ella no te conoce como yo, ni a ti, ni a tu cuerpo...

3 comentarios:

Cita dijo...

Nunca me he visto en la tesitura de plantearme si me gustaría o no ser persiana pero ahora tengo claro que de ningún modo me gustaría serlo. Ser testigo inmóvil y mudo de tantas cosas que me causarían envidia debe ser muy duro. Prefiero ser cortina, al menos tiene el privilegio de bailar con el aire.
Besos
Cita

.A dijo...

me conozco de memoria.. su cuerpo

unapareed dijo...

Seguí dandole que envidiar a esa persiana ; )