lunes, 14 de junio de 2010

Inevitabilidades

Esas pequeñas gotitas se amontonaban
en los recovecos internos de mis ojos.

Las lágrimas se amontonaban,
a punto de rebosar la máxima
capacidad
de contención.


Y sucedió.
Las primeras, comenzaron a asomar
y a descender ordenada,
pero seguidamente,

el trayecto que las uniría con mi barbilla.

Ondeando a la altura de las mejillas
...

9 comentarios:

Giovanina dijo...

me gusto! y lindos ojos (:

Stendhal dijo...

He encontrado tu blog gracias a otro blog y ese otro blog gracias a otro...en fin, que ha sido un cúmulo de buenas coincidencias hasta llegar aquí.
Me ha gustado mucho tu texto, sencillo pero bonito, como me gustan las cosas. Lo malo es el tema del que habla, y ya se sabe que tras la primera lágrima es muy difícil contener la segunda.

Te seguiré de aquí en adelante.
Saludos.
Stendhal

Ojizarka dijo...

Me ha pasado como al anterior, he llegado aqui de rebote, pero magnifico rebote. Me gusta mucho tu manera de contar las cosas :)

Es lo que tienen las lágrimas, que una vez que empiezas es un no parar, al menos para mí, y si encima le sumas que soy de lágrima floja... en fin. Pero también hay que pensar que hay lágrimas de felicidad, ¿no?

Volveré por aquí. y si quieres te invito a pasarte por mi rinconcito en el que ando buscando la felicidad escondida.
un saludito!!

Ojizarka dijo...

Es que voy leyendo tu blog y cada cosa que leo me gusta más! te sigo y si no te importa te enlazo a mi blog :)

Bordencanto. dijo...

Pues no habíamos estado nunca 15 días alejados por iniciativa propia,y nos echamos de menos...Es bueno porque te das cuenta de la diferencia...

Call me Juliet dijo...

Esas caprichosas siempre llegan cuando menos lo esperamos, y no se las puede parar!

Son fuertes, fuertes como la propia melancolía...

Noviembre dijo...

"y sucedió"

a veces enjuagarse así los ojos nos hace ver mejor las cosas... ¿no?

Diario de Arquímedes dijo...

Despues de llorar los ojos cobran un color de lo mas intereseante

:)

Anner dijo...

buenisimo blog!!