martes, 14 de abril de 2009

Tú, otra vez...

Sí.
De nuevo, el sabor de tu boca, el color de tu pelo (algo más corto, pero MÁS guapo), tus preciosísimos ojos cohibiéndome hasta el infinito y tus manos, de nuevo, recorriéndome, sedientas de mis curvas.
El vaivén de mis caderas te ha enloquecido, y con tu locura, la mía también se hizo sentir. Loca, así es como estoy, loquita, pero por ti.



Sí, joder, te echaba de menos infinitamente.
Pero eso tú solo lo sabes si has observado correctamente mis ojos...

4 comentarios:

Vampyrus Alice Virux dijo...

Y es que, ¿qué no puede decir una simple mirada?

saudade dijo...

:) (L)

àngela dijo...

Echaba de menos esa adrenalina

aLba (*) dijo...

miradas que explican todo..