sábado, 25 de abril de 2009

Au

Au.
Duele.
Me duele.
Me duele mucho.
No sé qué hacer, no sé qué decirte, tampoco sé cómo actuar, solo quiero tu mirada, vuélveme a mirar como hace un rato, y no como lo has hecho ahora: Con la mirada penetrante y dolorida, frustrada.
No quiero que me duela, porque si me duele, te duele a ti, y lo primero de todo: Tú.


Y sigue doliendo...

10 comentarios:

laura dijo...

Pues alegra esa cara.
Después de la tormenta llega la calma.
Un beso
nos seguimos leyendo

aLba (*) dijo...

a veces a pesar de las consecuencias no se consigue cambiar...

Marina dijo...

lo primero de todo , tienes que ser tu, por mucho que te duela

Cadibran dijo...

hola!!
entre por casualidad y me encanto tu blog
saludos!

hatoros dijo...

HERMOSA LA COSA PERO QUÉ TAL SI CAMBIAS DE HOMBRE Y DE MIRADA.
¿NO?

anabolizante dijo...

vale, dejaré algo claro, porque mucha está con que lo mande a la mierda jajaja, a ver, no me ha mirado mal ni nada parecido, simplemente está mal ÉL, y el hecho de que él esté mal me afecta a mí también, sí?

Eva dijo...

Pues lo primero eres tú, recuerdalo siempre. Y si tú no eres feliz, él tampoco podrá superar lo suyo.

La Aspirante dijo...

Lo bueno (y lo malo) de querer a alguien es que tus sentimientos no son los únicos que te importan.

Besos

ALBA dijo...

Lo que le pasa, te pasa.
Miradas doloridas, dolor dentro de ti.
Quieres una mirada fuerte, sencilla, penetrante y que te haga poner los pelos de punta.
Cómo antes, cómo siempre. Que no duela.

unbeso

Julia dijo...

Yo también odio esa mirada...

Pero seguro que vuelve la que te gusta tanto... =)

Un besito!!!