martes, 18 de enero de 2011

Gama de grises, el beso...

¿Alguna vez has pensado en la importancia, en el valor, en lo que supone un beso? Más que un beso, un primer beso. Ese beso que se convierte en un punto de inflexión entre lo que antes era tu vida y lo que puede que sea a patir de entonces. Ese punto en el que, no sabes qué va a pasar pero te dan igual todas las consecuencias porque estás feliz. Sonríes aunque vayas sola en el metro rodeada de gente; aunque suspendas un examen... Y esas consecuencias, suelen ser generalmente buenas a corto plazo: una nueva persona hace su entrada en tu vida. Te llena de sonrisas, de rubor en las mejillas,... Pero el largo plazo,... bueno, el largo plazo depende de más cosas, de ti, de mí, de ese nosotros, de los sentimientos. Existen dos opciones: o sigues siendo feliz o algo se acaba y sufres. Pero deberíamos de dejar de empeñarnos que ciertas cosas en la vida sean solo o blancas o negras, ¿acaso las fotografías en blanco y negro no tienen toda una gama de grises en medio?

2 comentarios:

Ojizarka dijo...

El gris es imprescindible, los extremos no son wenos del todo.

Y q hay del sabor del último beso?? bufff

Estoicolgado dijo...

lo mejor es desordenarlos todos y mezclarlos mucho ^^ verás que así tomarán colores