viernes, 27 de agosto de 2010

Que ratito más largo...



Odio que los días se estiren como chicles y que la añoranza se haga la protagonista de mis noches.
Pero odio más aún ver películas de llorar y que no estés tú para abrazarme entre sonrisas de complicidad por tu parte y sollozos incesantes por la mía.
Tampoco soporto saber que estás malito y que yo no puedo cuidarte. No me gusta nada la idea de pensar que nos vamos a perder nuestra primera oportunidad de ver un castillo de fuegos artificiales, juntos, y ese beso que nos daríamos al final...


Te echo de menos, amor.

7 comentarios:

.: eliana :. dijo...

Hola! ya me he pasado un par de veces por este blog, escribis muy lindo.
Un saludo!

aLba * dijo...

no soporto esta lejania..

Crisis. dijo...

Es que es odioso que los días se alarguen como chicles...
mil besos ácidos nena :) muaaak

La sonrisa de Hiperión dijo...

Yo quiero ratos de esos que se hacen cortos, aunque pasen miles de horas.

Saludos y un abrazo.

La amante bipolar dijo...

Y estar a su lado, y que el mundo deje de importar

laura dijo...

oooh!!!

Maria Rodriguez dijo...

me encanta el texto y esa foto es (L)