viernes, 5 de marzo de 2010

Sentimientos después de...

Lo vivido es un gran entrenamiento.
Ahora, poco a poco, construyo el camino correcto que me
lleve hacia la victoria.

Pero...
¿acaso ésa no eras ?


Como alguien sabio comentó por aquí,
el haberlo intentado es 'ciertamente' todo un triunfo.

¿Debo sentirme, pues, ganadora?


Entonces creo que me estoy equivocando de sentimiento,
porque lo me siento es un poquito tonta y
un tanto por ciento elevado de frustración.

6 comentarios:

Completamente Gilipollas dijo...

Mi querida señorita
He llegado hasta aqui a través del blog de nuestro comun amigo F.A.G.
He de aclarale que lo vivido no siempre es un gran entrenamiento. Imagine el Titanic.
Lo vivido solo es un gran entrenamiento para la muerte.
Disfrute todo lo que pueda del entrenamiento, ahí esta la felicidad. Lo que viene despues es inevitable. Errar y acertar es inevitable.
Y de la misma manera que a mi me sucede cuando salgo a ligar un viernes por la noche y siempre vuelvo solo... nada depende de nosotros mismos.
Disfrute, disfrute...
Siempre suyo
Un completo gilipollas

galicia maravillas dijo...

ánimo! hay días en los que nos sentimos un poco tontos :) pero si algo se intenta, ya es un triunfo, eso no lo dudes :) muy feliz finde! :))

SKaTe dijo...

el hecho de que te sientas un poco tonta alberga el que no sea un comportamiento normal en ti lo que te haya llevado a esa situación, con lo cual... ya sabes, por eso es un triunfo, el entrenamiento es una parte muy importante del partido ;)

Sol. dijo...

Mientras que no sientas confusión mientras construyes el camino, vas bien.
Y si, intentarlo porque nada es imposible :)!
Coincido mucho con los otros comentarios, no podría explicarlo mejor.
Un beso.

Mariaxx dijo...

opino igual que sol.
puedes llegar a sentirte asi, pero mientras no te haga cambiar o sentirte confusa, no pasa nada.
todos en nuestar vida pasamos por momentos malos, buenos, alegres.. d todo. asi k trankila y animo.
asi cmo viene, todo se va.

Ermo dijo...

estar (o seguir) en el camino ES la victoria: no hay nada al final.