viernes, 19 de febrero de 2010

Rubor y sonrisas


Una tarde tranquila y prometedora con mis amigas.
De repente veo algo que me hace sonreír.
Sí, es él, y por la cara que estoy poniendo seguro que mis amigas
también se han dado cuenta.
Caras sonrientes de oreja a oreja de todo el mundo
y el rubor que sube por mis mejillas.
Incluso pequeños codazos de cachondeo.

Saludas notando como te tiran las comisuras y
recuerdas en un instante todos los, problablemente
pocos, pero íntimos, momentos que hayáis podido vivir juntos.
Hasta imaginas en menos de un segundo alguna escena
futura juntos.


Mis orejas siguen coloradas y la 'tontería' persiste en mi cuerpo.



4 comentarios:

galicia maravillas dijo...

upsss!! qué gracia la palabra de verificación: dingle!! así se llamaba un pueblecito en el que viví unos meses en irlanda :))) qué recuerdos!! jeje :)))
la historia es muy tierna, y ligeramente juvenil, o no, o sí, porque el estar enamorados es lo que tiene, que nos hace más jóvenes :)) un biquiñoo! y muy feliz fin de semana :))

aLba * dijo...

es facil imaginar cosas futuras..

X dijo...

Jejeje, el amor tiene estas cosas, sobre todo lo de la gente cómplice de alrededor. :P

Dieguillo dijo...

Felices 18 excompañera. :P


Un besazo Anabel.