martes, 8 de diciembre de 2009

Mucho que ofrecer(te)...

Soy consciente de que hablo mucho y no me gustan nada las bromas. A veces puedes confundirme con un oso por mi gran afición a los abrazos; y mi manía de que nadie se apoye en mi mesa, puede resultar cargante.
Hay momentos en que grito como una poseída, y ni yo misma sé por qué. No me gustan los piropos banales y las frases para quedar bien, aunque se digan por educación.

A pesar de esto, te aseguro que escuchar, que puedes ironizar conmigo en un grado medio y que mi cariño viene muy bien cuando hace frío.
Me gusta sonreír.


A veces toca hablar de una misma...

3 comentarios:

laura dijo...

Pues sí, si que viene bien hablar d una misma.
estupenda!

Crisis. dijo...

Crisis tampoco soporta que se apoyen en su mesa... :)

es genial. un beso guapa!

unapareed dijo...

Y es que todas, pero todas esas caracteristicas son las que te hacen unica, no las pierdas ;).
Un beso!